Presentación del Libro Un día más, de FJ Castillo, en Hotel AQUASOL Calviá, día 10 noviembre del 21 – Global Castillo
Location Image

Calle San Miguel, 36

07002 - Palma (Baleares)

Presentación del Libro Un día más, de FJ Castillo, en Hotel AQUASOL Calviá, día 10 noviembre del 21


Presentar la edición de un libro, casi siempre resulta un riesgo tanto para el autor como para el que tiene encomendada la misión de dirigir unas palabras que defina el contenido de la obra y su relación con el mismo. Y ese es mi caso hoy y en este escenario.

Cuando Francisco José me comentó que estaba en la labor de acabar unos folios cuyo contenido tenía por su intención editarlos, no me pareció nada extraño conociéndole como le conocía, y valoré tanto el trasladar al papel la inventiva y el convencimiento de expresar su pensamiento, como el arrojo por trasladar al concepto de las letras de molde aquello que en un principio solo había visto la luz mediante un teclado, la pantalla del ordenador y el milagro de una impresora. Pero cuando sí me sorprendió fue el hecho de pedirme que le prologara su edición. Y fue entonces cuando, no por lo sorprendido del hecho, sino por su arrojo al hacerlo, entendí que mi apoyo al amigo me implicaba en esa aventura extraordinaria cuya aceptación me convertía en cómplice del propio hecho, porque sabido es que trasladar un contenido al concepto de las letras de molde, como mínimo, entraña el riesgo que al principio de mi intervención apuntaba.

Y la aceptación me convertía además en alguien a quien concedía carta de naturaleza a esa feliz voluntad del amigo. Y me contó que no solo acariciaba la idea, sino que esos folios de papel que expulsaba la impresora estaban en poder del maquinista que los convertiría en galeradas a bien de repasar su transcripción camino de la edición de un libro. Lo impreso, ya no tiene marcha atrás en lo que se relaciona con que unos pensamientos trasladados al juicio de los lectores. Y ese es el riesgo mayor, porque los periodistas sabemos bien que incluso en la publicación de un texto de opinión resulta ser tan solo flor de un día que dormitará en el fondo de la hemeroteca. Pero cuando esas líneas redactadas con todo el convencimiento del que es capaz su autor, pasan a ocupar un lugar en las bibliotecas públicas y privadas, ese riesgo aumenta su caudal ante la acción que posibilita descolgarlo de la estantería en la que también dormita, y releerlo cuantas veces se venga en gana. Y eso, en la serenidad de la habitación a guisa de salón, que no dormitorio, es lo que da cuerpo a la naturaleza del riesgo. En la calle está y en mi casa lo leo, así es que solicité a mi amigo las galeradas que estaba repasando y las leí unas cuantas veces antes de ponerme yo también ante el teclado y expresar lo que había sentido al leer aquellos textos.

Y me dije… “Alguien que no conozca a Francisco José será difícil que interprete cuánto expresan cada línea contenida en este libro.

Yo le he tratado y en muchas conversaciones he quedado resuelto a entenderle sin la necesidad de considerar si sus opiniones escritas o habladas se refugian en algún entresijo al que arriba al manejarse en el ambiente cristalino del amor, la desesperación y la esperanza” y así empiezo mi introducción bajo la fórmula de una simple carta abierta a quienes se afanen por leer sus 153 páginas de poesías y leyendas.

Y después me vino el convencimiento de que la prosa poética -en la que se había acurrucado para dar libertad a sus pensamientos- fluía en un especial encanto a la fuerza de sus deseos, porque era evidente que esa fórmula hablaba de sí mismo y cuánto se albergaba en el interior de su masa encefálica, porque “la prosa poética tiene ese encanto por poder expresarse en la libertad de hacerlo sin el corsé de la rima ni siquiera en asonante, porque es la expresión pura de lo que quiere decir sin estar preocupado por contarlo sin razón alguna por andar más preocupado por la métrica, y eso precisamente es lo que ha conseguido mi amigo con ésta serie de pensamientos abiertos ninguna razón pero refugiándose en el simple relato de los sentimientos”.

“La primera parte de ésta publicación entiende, y así se lo hace saber al lector, que nada es posible sin el encanto que se tiene cuando desde los hechos concretos se alcanza a desnudar sus convicciones sobre unos pensamientos que acaban en el papel, para que en su tinta fría nada pueda dejarse arrinconar en el desván de los recuerdos”

“Así es, y así creo que Francisco José plantea con tenacidad como la razón de unas determinadas sensaciones puede conducirle a la pura y simple esperanza. La Historia, con su inhumana forma de plantear los hechos, nunca reflejará la verdadera ilusión de lo que alguna vez pudo ser y no fue. La Historia nunca explicará sensaciones, nunca hará más bello el relato… jamás dejará abierta a la imaginación lo que él pretende sobre su propia creación”.

En este conjunto de pensamientos que hoy presenta Francisco José apunta el hecho de que “Cuando te digan que eres un simple peón del Ajedrez, recuérdales, que en algunas jugadas del tablero, el peón puede hacer jaque al Rey”. Y en ese pensamiento creo que lleva implícito el convencimiento de que el autor tiene por nombre propio el de una estirpe de la realeza austro húngara. ¿Será?

Cuando hablo de los sentimientos que encierran éstas páginas, los encasillo en esas historias que pretenden escapar a lo simplemente emotivo. Así lo demuestra cuando escribe…

“ Hace cuatro años que te perdí / sin motivo y sin razón me escondí / quería olvidar / olvidar el pasado / pero por donde quiera que vaya / yo te veo / ya que es la sombra de tu querer / que me viene persiguiendo.”

Y la expresión de aquella realidad en el fondo de un sentimiento…

“Soy un poeta que escribe sobre el amor / soy un poeta que escribe sobre el desamor / soy un poeta que no conoce el amor”

Mención especial para los cuentos y leyendas que recoge la edición porque hasta en ellas se vislumbra esa prosa poética que impregna todo el volumen. Parece como si la poesía solo fuera una parte de la literatura en donde se esconde la belleza de unas expresiones, y a fuer de ser sincero diré que también lo creo, pero cuando esa fórmula literaria vuela sobre un texto redactado en pura prosa, ésta adquiere la magia que le ofrece la poesía.

Los cuentos que Francisco José narra en su libro te trasladan a una realidad por lejana muy próxima porque el cuento es solo una forma de entender esa realidad con otras palabras ordenadas con sumo cuidado y delicadeza, pero como muy próxima a la pura realidad.

Las leyendas que plantea, lo hace como un desafío escondido a la misma Historia. Como ya he dicho, la Historia es el simple relato de los hechos acaecidos, la Leyenda en cambio, es la redacción no tan dulce de un cuento basado, casi siempre, en un relato con visos de auspicios históricos, aunque los hechos narrados sean simplemente imaginarios. Y ese el mayor encanto. Y sus leyendas son lo que queda por desarrollar sobre su pensamiento concreto tras el titular que avalará el relato.

El pensamiento de Juan Pablo II, Friedrich Nietzsche, Desmond Tutu, Albert Einstein, Italo Calvino y Arturo Pérez Reverte son algunas referencias sobre las que llega a contactar. “Y esa es su gloria mayor; ninguna métrica que encorsete lo que quiere decir, muy propio de ese ejemplar alboroto que me atrajo desde el primer momento. Ningún orden es el más acusado que el que marca sus propias sensaciones. Es como si jamás hubiera pretendido entender el idioma que conjuga la justicia, la clemencia y la compasión”.

Y ahora otro de mis pensamientos que solo quedaran en el recuerdo de unos pocos. No se vayan a sus casas sin llevarlo consigo y para así meterse hasta el fondo de este libro.

Y a ti querido amigo mi agradecimiento por darme la oportunidad de mecerme en tus pensamientos, y por eso te insisto a que siempre hagas todo aquello que tengas por decidir, te aseguro que al descargarte de los sentimientos serás inmensamente feliz.

Y quise acabar mi introducción al contenido del libro y lo hago también ahora con aquel tu pensamiento que anunciaba… “Nunca deberías dejar ir a quien supo tocar antes tu alma que tu cuerpo” Y cómo dicen los modernos… HAZLO VIRAL.

Escrito por Víctor Gistau.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.    Más información
Privacidad